• Concurso de jardines
  • Concurso de jardines
  • Concurso de jardines

Entendiendo el jardín urbano como la lucha de lo natural para encontrar su hueco en lo artificial; se propone la perversión de uno de los elementos urbanos más característicos de la metrópoli bilbaína: la baldosa Bilbao.

Se trataría de dotar de contenido a este pequeño elemento, gris, duro que como parte de un todo, identifica las calles de nuestra ciudad, para dotarlo de contenido en sí mismo, mostrándolo, en contra de su propia naturaleza, como un renovado concepto de jardín. Un jardín que como contrapunto a la linealidad de la ciudad, evoca la esencia del paisajismo barroco en sus sueños geométricos, con sus parterres laberínticos y elegantes broderies. Un jardín para observar, pero también para participar, para recorrer; en el que perderse por unos instantes y olvidarnos del resto del mundo, y todo ello sin salir de una de nuestras baldosas.

Se puede pedir más…