La necesidad de completar  la zona deportiva municipal,  que ya contaba con campos de futbol, pistas de padel, de tenis rocodromo, etc,  hizo que el ayuntamiento pusiera a disposición de TANDEM ,del emplazamiento necesario para la el diseño de un pabellón cubierto que permitiera la práctica polideportiva ( baloncesto, futbol-sala, volley-ball, patinaje) además de posibles actos de carácter cultural si fuera necesario.El edificio dado lo ajustado del presupuesto municipal, debía caracterizarse por su economía de medios, y debía poder ejecutarse por fases. Siendo así se diseñó un pabellón con  dos zonas claramente diferenciadas; por un lado la pista multideportiva que se ejecutaría en la primera fase; y las dependencias auxiliares distribuidas en planta baja y  entreplanta que se ejecutarían más adelante en función de la capacidad presupuestaria. Materiales sencillos pero contundentes junto a una disposición de espacios eficaz consiguen alcanzar  máximas prestaciones con el mínimo esfuerzo. Menos es más que decía Mies.”