La voluntad de ampliar la oferta de ocio en los meses estivales, de un Ayuntamiento de interior, sin acceso al mar, se concretó en la ejecución de una piscina de 25 metros  de largo por 13 de ancho. Para el sistema de filtración y circulación del agua se utilizaron sistemas de ahorro energético, que permitían ahorros del 25% sobre una instalación convencional. La inversión realizada alcanzaba el medio millón de euros.